Rodinia, el continente medieval

Como he dicho en muchas ocasiones, la tetralogía de La decadencia de un mundo nació para romper los esquemas habituales que nos solemos encontrar dentro de la fantasía épica. Para ello el camino que tomé fue el de llevar las normas de la novela histórica a un universo literario en el que la fantasía existiera y fuera un elemento cotidiano más. Pero para mí, uno de los grandes problemas de la fantasía épica es la mitificación que se hace de la Edad Media, y por ello una parte fundamental de la saga debía ser el desarrollo de una ambientación histórica realista y, en la medida de lo posible, fiel a nuestra propia realidad histórica. Así fue como surgió la tetralogía histórico-fantástica de La decadencia de un mundo, un nuevo tipo de literatura fantástica que se apoya en la ambientación y que se aleja bastante de todo cuanto se ha hecho antes dentro del mundo de la literatura fantástica. La ambientación es, por tanto, una parte muy importante de esta saga, que nació a partir de una partida de rol, y es a ella a la que le voy a dedicar este artículo, centrado en la ambientación histórica y social de la primera novela de la saga, El comienzo del fin.

Para mí, uno de los grandes problemas de la fantasía épica es la mitificación que se hace de la Edad Media, y por ello una parte fundamental de la saga debía ser el desarrollo de una ambientación histórica realista y, en la medida de lo posible, fiel a nuestra propia realidad histórica.

Rodinia es el más occidental y septentrional de los tres continentes conocidos de Veyaön, el planeta en el que se desarrolla la saga. Se trata de un continente arqueado con una amplia diversidad de ambientes y climas que han repercutido en la naturaleza de las culturas presentes en él, con tundras y taigas, bosques europeos y mediterráneos, desiertos y selvas de laurisilva. En cuanto a las sociedades que lo habitan, para que no haya un cambio tan drástico con lo que solemos encontrar en la fantasía épica, son sociedades con reminiscencias a la Europa medieval, pero con un grado de realismo que las aleja inmediatamente de esa mitificación de la que antes hablaba. De esta manera, como veremos a continuación, las sociedades de Rodinia nos van a recordar a diferentes pueblos medievales de Europa (vikingos, reinos feudales…), pero también a otras culturas de otras regiones del planeta (inuits, mongoles…). Este es Rodinia, el continente medieval de La decadencia de un mundo.

Rodinia, el continente medieval
Rodinia es el continente en el que se desarrolla la primera novela de la saga, un mundo de ambientación medieval en el que viven muy diversos pueblos, cada uno con sus peculiaridades.

El inhóspito norte: gélido, duro y poblado de nómadas

El Páramo es una extensa región helada que parece vivir una constante glaciación. En su suelo apenas hay vegetación, que solo surge temporalmente en algunas partes; en el cielo nocturno las auroras son comunes; y en pleno invierno el Sol (Deneb) no sale durante meses. Los pueblos que viven en El Páramo están muy adaptados a las extremas condiciones reinantes de frío, escasa comida y periodos de día y noche eternos. Son, por ello, poblaciones nómadas que comparten muchos rasgos con nuestros inuits (esquimales), que construyen sus hogares en el hielo, que cazan a las manadas de los grandes mamíferos y que, al tiempo, se ven perseguidos por los temidos baigolds. El Páramo es una tundra helada, una región inexplorada, dura y peligrosa, en la que casi nadie se ha atrevido a adentrarse todavía. Qué sorpresas esconde, solo el tiempo nos las desvelará.

Los pueblos que viven en El Páramo están muy adaptados a las extremas condiciones reinantes de frío, escasa comida y periodos de día y noche eternos.

Más al sur del gélido Páramo hay un ecosistema de taiga que evoluciona a amplias y frías estepas. Al este del Mar Elsoniano se encuentran las extensas praderas de Rascov, habitadas por tribus nómadas que, como nuestros mongoles, tienen una cultura que gira en torno a los caballos salvajes, los tarpanes. También tenemos conviviendo con ellos a otros pueblos nómadas que proceden del otro lado del Elsoniano, de las llamadas Tierras Bárbaras del Norte. Estos pueblos definen una civilización muy preparada para la guerra, constituida por exploradores natos que todavía no han empezado a desarrollar asentamientos estables. Los nórdicos tienen una cultura muy similar a la vikinga, con una organización social muy jerarquizada estructurada en tres castas: los jarls (gobernantes), los hersir (guerreros y cazadores) y los bondi (campesinos y artesanos). Junto a las tierras de los nórdicos se encuentra también la mayor población rodiniense de karchs (los enanos de la saga), concentrada muy cerca de las montañas. Estos karchs han abandonado la vida nómada y han acabado por desarrollar amplios asentamientos que todavía mantienen rasgos tribales: los clanes karchs.

Los nórdicos tienen una cultura muy similar a la vikinga, con una organización social muy jerarquizada estructurada en tres castas.

El brazo de Rodinia, tierra de heimblaks, enders y svarair

La parte más occidental de Rodinia está constituida por un largo y estrecho “brazo” norte-sur en el que se encuentran las tierras de los heimblaks (los humanos). En el pasado existía un único estado que con el tiempo se disgregó en los cuatro reinos que hay al comienzo de la novela: Rovanon al norte, Palär en el centro y Aventián y Celián al sur. A estos cuatro estados se les unirá, con el tiempo, la República de Quiriel, en una región al norte de Rovanon que no había sido conquistada todavía. Todos estos estados heimblaks son claramente medievales y, en el caso de los reinos, comparten además muchos elementos que atestiguan ese pasado común, con una estructura feudal similar en la que los reyes son los principales señores, con nobles constituyendo las cortes y una guardia real que cambiará de nombre según el reino. Incluso la moneda es la misma en todos ellos, pero su valor variará en función del poder económico de cada uno.

En el pasado existía un único estado que con el tiempo se disgregó en los cuatro reinos que hay al comienzo de la novela: Rovanon al norte, Palär en el centro y Aventián y Celián al sur.

Al este de los reinos heimblaks se encuentra la región de Enderast, un territorio bastante inhóspito de clima extremo, con fuertes oscilaciones térmicas durante el año, intensas lluvias en primavera y otoño, duros inviernos y calurosos y secos veranos. Enderast está dominado por el nomadismo de los ender (medianos) que viven en él, agrupados en tribus que han empezado a asenarse y a luchar por el territorio y los recursos que hay en él. De hecho, esos asentamientos con el tiempo acabarán por constituir las principales ciudades del futuro reino de Endemsthen, un estado que se configurará cuando el territorio acabe cayendo en manos de los heimblaks.

Enderast está dominado por el nomadismo de los ender que viven en él, agrupados en tribus que han empezado a asenarse y a luchar por el territorio y los recursos que hay en él.

En el llamado Brazo de Rodinia existen también regiones poco conocidas e inexploradas. Al oeste de los reinos heimblaks, más allá de las Riften, está Fervencineria. Es un amplio territorio de origen volcánico que está habitado por una gran variedad de especies que viven en armonía, organizadas en numerosos y pequeños asentamientos que mantienen buenas relaciones con algunas de las islas del Océano Meriénico, con las que comercian en secreto. Por último, al sur del continente, hay un territorio selvático por descubrir en el que los heimblaks aún no se han atrevido a adentrarse. Son las llamadas Tierras Salvajes del Sur, dominadas por tribus de svarair (una especie de elfo) que viven en armonía con la naturaleza y que no dudan en defender con fiereza su territorio.

Al oeste de los reinos heimblaks, más allá de las Riften, está Fervencineria. Es un amplio territorio de origen volcánico que está habitado por una gran variedad de especies que viven en armonía.

Rodinia, un continente medieval rico y variado

Rodinia es un continente con una gran variedad de culturas, aunque no todas se ven en la novela. Destaca la compleja estructura de los estados heimblaks del centro del continente, que contrasta con el nomadismo del resto de civilizaciones rodinienses. Pero todo lo visto aquí solo es el punto de partida de la primera novela, ya que, a medida que la trama de El comienzo del fin avance, iremos viendo cómo algunas de esas civilizaciones cambian, surgirán nuevos estados y desaparecerán algunos de los vistos en este artículo. Porque el mundo es siempre cambiante, y eso también lo he querido mantener en una novela que busca, ante todo, traer realismo a la fantasía épica y crear verosimilitud en un mundo en el que la magia existie.

ldm_el_comienzo_del_fin_portadaEn una pequeña taberna frecuentada por marineros y viajeros que llegan a las Ézoras, Verdian, un mestizo de oscuro pasado, es testigo de algo insólito. Un anciano de aspecto melancólico, que parece no haber hablado con nadie desde que llegó a la ciudad, decide romper su silencio esa tarde y narrar una nueva versión de una historia por todos conocida: La Leyenda de Ëaron. El alfär que salvó al mundo casi un siglo atrás pronto se convertirá en un ser muy distinto al que han inmortalizado los bardos con sus relatos. Pero, ¿de verdad lo que cuenta el anciano fue lo que realmente ocurrió a finales del Quinto Periodo? ¿Es posible que Ëaron no hubiese actuado solo sino que fuese ayudado por varios seres de las Razas Libres cuyos nombres han quedado en el olvido? ¿Realmente Ëaron fue el héroe del que cantan los bardos o hay una oscura verdad en él, desconocida por el mundo hasta ahora? Todas esas preguntas tendrán su respuesta a lo largo de varias horas que Verdian no olvidará jamás».

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s