Mis referentes a la hora de escribir

Uno de los aspectos por los que más me suelen preguntar cuando doy una charla sobre la que por el momento es mi única novela publicada (La decadencia de un mundo: el comienzo del fin) es acerca de cuáles son mis referentes a la hora de escribir o de dónde saco las ideas para ello. Estoy seguro de que no soy el único al que le pasa esto, y como supongo que cada persona que haya publicado una obra literaria de ficción tendrá su propia respuesta, hoy os voy a confesar cuál es la mía. Así que… ¿cuáles son mis referentes a la hora de escribir?

“Cualquier trabajo anterior a nosotros nos puede ayudar porque nos demuestra lo que funcionó y lo que no”

Siempre digo que antes de ser escritor he sido y sigo lector, y es que la lectura me parece uno de los mayores placeres de la vida, aunque entiendo que no todo el mundo lo vea así. Por ello no es nada extraño pensar que mis principales referentes son autores que me marcaron en su momento, ya fuera por su elevada calidad literaria o porque fueron los creadores de alguna obra inolvidable para mí. Y en este sentido el género es lo de menos. Aquí lo importante es lo que esa obra o ese autor me influyó en su momento. Da igual si estamos hablando de una novela de aventuras ambientada en el siglo XVI, de una novela histórica centrada en un gran general romano o de un drama ambientado en la Guerra Civil Española. Porque si tuviera que decir tres autores que me han enseñado mucho y con los que he disfrutado enormemente esos son sin duda Arturo Pérez-Reverte con las aventuras de ese veterano de los Tercios llamado Alatriste que sobrevive en Madrid como matarife; Santiago Posterguillo y su recreación de la vida del gran Escipión el Africano, que consiguió derrotar al todavía más grande Aníbal Barca; o Ernest Hemingway y la narración tan personal de la guerra de guerrillas durante la Guerra Civil Española que hizo en Por quién doblan las campanas. Ellos son solo tres ejemplos de autores que me han marcado enormemente y de los que me siento orgulloso de poder decir que son parte de mis referentes, pero como os podéis imaginar no son los únicos. Y es que dentro de la literatura tengo a muchos otros autores, y a muchas otras novelas, que considero como parte fundamental de mis referentes.

“Mis principales referentes son autores que me marcaron en su momento, ya fuera por su elevada calidad literaria o porque fueron los creadores de alguna obra inolvidable para mí”

La literatura me encanta, pero algo que no suelo decir demasiado en público, aunque mi entorno lo sabe de sobra, es que buena parte de mis referentes no se encuentran en la literatura sino en el mundo del cine y la televisión. Soy un gran amante del cine y me gusta una gran diversidad de películas, comerciales e independientes, conocidas y no tan conocidas, españolas, argentinas, estadounidenses o danesas. Al cine se le llama el Séptimo Arte por algo, y como arte el cine es otra manera de narrar historias, una manera muy potente que se apoya principalmente en el poder de la imagen, pero no exclusivamente en ella. Por ese motivo el cine me parece otro gran placer de la vida y por ello pongo tanto interés en las historias que me cuenta. ¿Y qué películas me han marcado más? Pues yo creo que eso depende de muchos factores, entre ellos la naturaleza de la historia que narra, mi estado anímico cuando la vi o lo que yo quiera escribir en cada momento. Por ejemplo, Seven (David Fincher, 1995) está muy presente en La justicia de Némesis pero no en las demás novelas que he escrito, mientras que la mayoría de la obra de un autor tan personal como es Michael Haneke la tomé como referente para mi antología de relatos cortos. Incluso una película como La jauría humana (Arthur Penn, 1966) ha dejado su marca imborrable en el retrato que hago de los Sucesos de Aldeadávila en IPES. Cada obra ha tenido sus referentes en el cine y en la literatura porque no siempre trabajamos igual cuando escribimos. Eso depende del tono, de la naturaleza de la historia que escribimos e incluso de cómo nos encontramos emocionalmente cuando escribimos.

“El cine es otra manera de narrar historias, una manera muy potente que se apoya principalmente en el poder de la imagen, pero no exclusivamente en ella”

Dentro de los referentes de una persona normalmente pensamos siempre en los referentes más genéricos, que son los que más nos marcaron en su momento y que los tenemos en cuenta constantemente (en mi caso esos tres autores que antes señalaba y que son sólo una muestra). Pero hay otro tipo de referente muy importante y que es puntual para cada obra, como acabo de demostrar con el cine. Y es que cuando uno escribe una novela de género lo correcto es buscar otras obras anteriores de ese mismo género para que nos ayuden en el proceso creativo. Y aquí vuelvo a remarcar que esas obras anteriores pueden ser novelas, relatos cortos, series, películas o incluso videojuegos. Al fin y al cabo muchos escribimos para desconectar, pero todos escribimos siempre sobre cosas que sentimos o sobre las que hemos reflexionado, así que cualquier cosa que nos motive a sentir algo o a reflexionar sobre algo puede ser un buen punto de partida y un buen referente para crear un escrito. Es más, si yo lo que quiero es escribir una novela policiaca, lo normal es que lea obras de ese género para analizar los trucos que emplearon sus autores y así aprender cosas de ellos. Da igual si esas novelas son consideradas buenas o malas, da igual si sus autores son referentes en su género (aunque sería lo correcto) o no, lo importante es aprender y descubrir cosas que nos sirvan para conseguir que nuestra obra sea lo mejor posible. Y ya se sabe que aprendemos más de los errores que de los aciertos. De hecho confieso que he aprendido más de las malas novelas y las malas películas, que me han enseñado qué no debo hacer, que de los grandes maestros de su género, tan buenos que muchas veces sus trucos permanecen ocultos.

“Cuando uno escribe una novela de género lo correcto es buscar otras obras anteriores de ese mismo género para que nos ayuden en el proceso creativo”

Qué referentes tiene y cuál es la manera de utilizarlos es una característica que distingue a unos autores de otros, ya que no todos escribimos de la misma manera ni siguiendo los mismos trucos (lo mejor es encontrar los de uno). Yo por ejemplo, aunque procuro impregnarme del género cuando escribo una historia, lo cierto es que como autor diseño la estructura de la narración a partir de lo que la propia historia me pida y no de lo que sea habitual para su género. Eso es lo que hice con La decadencia de un mundo: el comienzo del fin, a la que me gusta presentar como el nacimiento de un nuevo tipo de literatura fantástica por haber empleado en ella las reglas de la novela histórica en lugar de los de la novela fantástica. Es arriesgado, lo sé, ¿pero qué sería la vida sin riesgo? Además, en este caso concreto el experimento literario tiene su explicación en que estamos hablando de una novela con la que quise desmitificar la Edad Media, y para ello lo mejor que se me ocurrió hacer fue el ser fiel a ese periodo de la historia tan oscuro.

“Como autor diseño la estructura de la narración a partir de lo que la propia historia me pida y no de lo que sea habitual para su género”

Los referentes de un autor son una parte muy importante de su obra y sirven para definir cómo es su estilo. Y como ya hemos visto no tienen por qué venir siempre de la literatura. Cualquier trabajo anterior a nosotros nos puede ayudar porque nos demuestra lo que funcionó y lo que no, de manera que aprender de los éxitos y errores de otras personas se convierte en una muy buena manera para ser mejor escritor cada día. Pero no nos equivoquemos, porque tomar de referente no es lo mismo que copiar, y es que en el mundo literario, como en cualquier otro mundo artístico e incluso científico, a veces es difícil diferenciar un homenaje de una mera copia. El respeto hacia la obra de otros es siempre un valor que hay que defender, igual que a uno le gusta que respeten su trabajo. Pero ese es otro tema del que quizás algún día escriba. Hoy hemos hablado de los referentes, esa parte que tanto dice de nosotros.

*Imagen de cabecera obtenida de Flickr

Anuncios

Un comentario en “Mis referentes a la hora de escribir

  1. Se me a hecho larga pero también debo añadir que esta muy bien,das a conocer un poquito de ti a tus lectores en el tema literatura y eso esta muy pero que muy bien,leer es un habito muy sano y bonito que nunca se debería perder pero desgraciadamente cada día se lee menos …

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s