IPES, cuando un pueblo decidió decir «No» a sus gobernantes

Me siento muy orgulloso de poder decir que ya he terminado la escritura de mi tercera novela, que llevará por título sencillamente IPES. Y a diferencia de las dos anteriores en este caso la historia no es inventada, al menos no del todo, ya que en ella encontraremos una historia con una base real, una historia basada en un suceso real que ocurrió hace ya casi treinta años, un suceso que tuvo un gran impacto regional pero que con el tiempo ha sido olvidado y, lo que es quizás peor, mitificado.

IPES es una historia de venganza en la que la víctima es el protagonista

En IPES veremos cómo fue el secuestro/retención en Aldeadávila del Vicepresidente Segundo de la Diputación de Salamanca mientras toda la comarca de Arribes del Duero intentaba detener la construcción de un proyecto nuclear, la Instalación Piloto Experimental Subterránea (I.P.E.S.). Este proyecto tan mal visto por la población tenía por objeto estudiar la respuesta de la roca que tenemos en el municipio a la radiactividad, y para ello habían decidido aprovechar las galerías existentes de la Presa de Aldeadávila. Pero en aquellos años radiactividad y nuclear eran palabras mayores, ya que justo un año antes había ocurrido el desastre de Chernóbil, por lo que el rechazo de la población al proyecto fue unánime. Y aunque este suceso tenga una gran importancia en la novela he de aclarar que la trama no se centra en el secuestro sino que es sólo el transfondo de la narración, el contexto en el que se mueven los personajes, todos ficticios aunque algunos están inspirados libremente en personas reales que vivieron aquella experiencia. Algunos de ellos además hablarán con una mezcla de castellano y el dialecto leonés que a duras penas sobrevivía en la región.

En IPES veremos cómo fue el secuestro/retención en Aldeadávila del Vicepresidente Segundo de la Diputación de Salamanca mientras toda la comarca de Arribes del Duero intentaba detener la construcción de un proyecto nuclear

IPES es una historia de venganza en la que la víctima es el protagonista. En ella conoceremos a Paco, un joven del municipio que después de varios meses viviendo en Madrid se ve obligado a huir de la capital y regresar a su pueblo natal. Pero el día que vuelve es el día que también ha elegido Luis, vicepresidente segundo de la Diputación de Salamanca, para explicar al alcalde del municipio qué está ocurriendo en realidad con el proyecto IPES y que tienen el apoyo de la Diputación de Salamanca al completo. A partir de ese momento se inicia un secuestro que durará 30 horas y que marcará a ambos personajes para el resto de sus vidas.

Conoceremos a Paco, un joven del municipio, que después de varios meses viviendo en Madrid se ve obligado a huir de la capital y regresar a su pueblo natal

La novela empieza con Paco huyendo de la capital y está escrita en dos tiempos diferentes. En uno conoceremos qué ocurrió en el pasado reciente de Paco para que se haya visto obligado de esa manera a huir de Madrid. Conoceremos cómo era la vida de un barrio cualquiera de la periferia de la capital, las noches del final de la Movida Madrileña y cuáles eran las principales preocupaciones de la población cuando la Transición daba sus últimos coletazos (terrorismo, OTAN, energía nuclear, Guerra Fría…). En el otro seguiremos las vivencias de Paco dentro del pequeño pueblo salmantino y cómo vive su propio secuestro Luis, cómo fue el ambiente que se respiraba por todo el municipio, festivo al principio, y veremos cómo se fueron torciendo las cosas poco a poco, hasta llegar a un impactante desenlace en el conocido enclave del Picón de Felipe.

El secuestro es el transfondo de la narración, el contexto en el que se mueven los personajes, todos ellos ficticios aunque algunos están claramente inspirados en personas reales que vivieron aquella experiencia

La historia ya está completamente terminada después de varios meses de documentación y numerosas entrevistas con algunas de las personas que vivieron aquel suceso. Gracias a ello he descubierto algunos detalles hasta ahora desconocidos para mí, también algunos aspectos sobre el proyecto que creo que conviene explicar y que estoy seguro que a más de uno sorprenderán. Con todo, creo que en IPES he conseguido hacer un fiel retrato de lo que ocurrió en Aldeadávila durante aquellas complicadas horas, aunque no podemos olvidar que la obra es ante todo ficción, incluidos los personajes.

*Imagen de cabecera: Interior de uno de los túneles de la presa de Aldeadávila durante su construcción (fuente: bioducto.blogspot.com.es)

ipes28portada292 de abril de 1987. La situación está muy tensa en Aldeadávila cuando dos hombres llegan furtivamente al pequeño municipio salmantino. Uno de ellos huye de un pasado inmediato de cuestionable legalidad; el otro quiere desmentir que la Diputación apoye el cementerio nuclear que el Gobierno central quiere poner en la región. Pero ¿qué pasará cuando la gente descubra que el vicepresidente de la Diputación está allí?

El 2 de abril de 1987 será una fecha que nadie en Aldeadávila olvidará jamás, la fecha en la que se demostró que «un pueblo unido jamás será vencido».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s