Los habitantes de Veyaön

Uno de los rasgos más distintivos de la saga histórico-fantástica La decadencia de un mundo es la mezcla de características de novela histórica y fantasía épica. En ella tenemos una fuerte ambientación histórica y un desarrollo de los personajes que es al tiempo cruda y realista, pero con criaturas y elementos fantásticos poblando el universo. Dentro de esos detalles, uno de los aspectos más importantes es su riqueza de pueblos y culturas, con especies antropomorfas que nos recordarán mucho a la obra de Tolkien debido a que el origen de la saga está en una partida de rol ambientada en un mundo de gran influencia tolkieniana. Este rasgo se ha mantenido en la saga literaria posterior, afectando como veremos en esta entrada a la creación de su propio universo. Pero no nos confundamos, porque a pesar de esa clara inspiración, en La decadencia de un mundo no encontraremos ni humanos ni elfos, sino que los seres que pueblan sus páginas son criaturas completamente inventadas que veremos a continuación.

Uno de los aspectos más importantes es el de la riqueza de pueblos y culturas, con especies antropomorfas que nos recordarán mucho a la obra de Tolkien

Los habitantes “inteligentes” de Veyaön, nombre que tiene el planeta en el que se desarrolla la saga, pertenecen a siete especies diferentes que se agrupan tradicionalmente en dos grandes grupos. Esta clasificación atiende a lo que algunos estudiosos del propio universo creen que fue su origen, pero es muy importante tener en cuenta que en La decadencia de un mundo no existen las verdades absolutas, sólo versiones de la realidad que pueden ser o no acertadas, por lo que esta explicación que vamos a utilizar en esta entrada podría no ser la auténtica realidad sino sólo la verdad más extendida. A continuación vamos a hablar de manera general de cómo son esos dos grandes grupos, pero no de las especies por separado, que haré en otras dos entradas, sino de los rasgos principales que comparten las Razas Libres y las llamadas Razas Caídas. Estos son los habitantes de Veyaön.

Los seres que pueblan la saga son criaturas completamente inventadas, algunas de ellas con muchas semejanzas con seres que encontramos en otras obras de ficción, literarias y cinematográficas

Las Razas Libres, los hijos del Seltya

Según la mitología de La decadencia de un mundo, hace mucho tiempo todo en el planeta era orden y equilibrio gracias a la existencia del Seltya, un orbe acestral que era custodiado por los dioses en el Carathdur. Pero de pronto, por una serie de sucesos que no desvelaremos aquí, el objeto fue destruido y el “cosmos” dio paso al “caos”. Fue entonces cuando, de los fragmentos luminiscentes del Seltya, surgieron criaturas autoconscientes que a partir de ese momento velarían sin saber por el orden en el planeta. A esas especies se las denominó las Razas Libres, y siempre fueron consideradas como las favorecidas por los dioses.

En La decadencia de un mundo no existen las verdades absolutas, sólo versiones de la realidad que pueden ser o no acertadas

Las Razas Libres son las cinco especies que por tradición muchos podrían considerar como las protagonistas de la saga, pero esa afirmación no podría estar más lejos de la realidad. Durante las cuatro novelas que constituyen la tetralogía veremos cómo las Razas Libres van a luchar entre ellas y también van a aliarse, cómo algunas cometerán grandes atrocidades pero a la vez harán grandes gestas heroicas, todo ello porque en La decadencia de un mundo jamás podremos hablar de buenos o de malos. De esta manera, dentro de las Razas Libres tenemos a cinco especies muy diferentes entre sí que tienen unos rasgos físicos y unas característicias culturales propias y únicas, aunque para hacernos una idea de su apariencia podemos acudir a ciertos de la cultura popular. Estas cinco especies son los heimblaks, que podríamos definir como los humanos de Veyaön; los alfäir, similares en aspecto a los elfos de Tolkien pero con un comportamiento muy diferente a ellos; los ender, muy parecidos a los hobbits pero sin pies peludos ni un comportamiento bonachón; los karchs, los enanos de la mitología nórdico, que lejos de ser rudos y uraños son amigables y muy hospitalarios; y los gosseins, la única especie que podría estar extinta en este universo y cuya cultura es todo un misterio.

Las Razas Libres son las cinco especies que por tradición muchos podrían considerar como las protagonistas de la saga

La corrupción de Emgash, las Razas Caídas

En el lado opuesto de las Razas Libres se encuentran las criaturas que en principio no nacieron a partir de los fragmentos del Seltya sino que lo hicieron tiempo después, a partir de su propia corrupción. Es aquí donde entra en juego el dios del engaño de la mitología de Veyaön, de gran importancia en toda la saga. Emgash es conocido también como el “dios mundano” por lo mucho que siempre le ha gustado viajar al planeta, donde acabó teniendo contacto con las Razas Libres. Gracias a su enorme carisma, capaz de engañar y manipular incluso a otros dioses del Carathdur, Emgash pudo manipular y corromper a algunos habitantes de Veyaön, emponzoñando sus mentes y apartándoles del camino marcado por el resto de deidades. Y así es como llegamos a la aparición de las Razas Caídas, las criaturas que siguieron a Emgash en su cruzada y que hoy en día podemos distinguir por sus rasgos físicos y culturales propios.

Gracias a su enorme carisma, capaz de engañar y manipular incluso a otros dioses, Emgash fue capaz de manipular y corromper a algunos habitantes de Veyaön

Las Razas Caídas son cuatro especies diferentes que, si damos credibilidad a la propia mitología, surgieron de la corrupción que sobre ellos ejerció Emgash. Es por ello que las criaturas donde podríamos encontrar sus análogos dentro de la cultura popular las encontramos sobre todo en las especies que suelen tener roles de villanos, como orcos y trasgos, aunque una vez más debo recordar que nos olvidemos de esa división tradicional de la literatura fantástica épica. Las cuatro especies que componen el grupo de las Razas Caídas son los úroks, que podríamos comparar con los orcos pero que en realidad son más bien una versión ligeramente diferente de los heimblaks; los dökkair, elfos caídos que poseen un aspecto albino; los gossgos, inteligentes y muy habilidosos en trabajos manuales; y los kobolds, criaturas que en las zonas mineras cambian la plata por otros materiales de poco valor y que para muchos no son más que un mito.

Las Razas Caídas son cuatro especies diferentes que, si damos credibilidad a la propia mitología, surgieron de la corrupción que sobre ellos ejerció Emgash

Híbridos, el amor entre especies

Nueve son las especies antropomorfas que al principio de La decadencia de un mundo se consideran como reales, aunque ya hemos visto que con los kobolds hay mucho misticismo. Lo que sí sabemos es que en muchos casos es posible el cruce entre dos especies que pueden ser del mismo grupo o no. Gracias a contacto entre especies y a la proximidad genética que hay entre algunas de ellas, existen una serie de híbridos que podrán tener un rol destacado en la saga. De esta manera tenemos a los mestizos, que son el resultado de relaciones sexuales entre heimblaks y alfäir y que mantienen características físicas de ambos progenitores; los semidokkäir, nacidos a partir del cruce de alfaïr con dokkäir y que por lo general son muy mal vistos por ambas sociedades; o los aún más insólitos semiúroks, normalmente fruto de la violación de una mujer por parte de un úrok.

*Imagen de cabecera tomada de eso.mmo-fashion.com

ldm_el_comienzo_del_fin_portadaEn una pequeña taberna frecuentada por marineros y viajeros que llegan a las Ézoras, Verdian, un mestizo de oscuro pasado, es testigo de algo insólito. Un anciano de aspecto melancólico, que parece no haber hablado con nadie desde que llegó a la ciudad, decide romper su silencio esa tarde y narrar una nueva versión de una historia por todos conocida: La Leyenda de Ëaron. El alfär que salvó al mundo casi un siglo atrás pronto se convertirá en un ser muy distinto al que han inmortalizado los bardos con sus relatos. Pero, ¿de verdad lo que cuenta el anciano fue lo que realmente ocurrió a finales del Quinto Periodo? ¿Es posible que Ëaron no hubiese actuado solo sino que fuese ayudado por varios seres de las Razas Libres cuyos nombres han quedado en el olvido? ¿Realmente Ëaron fue el héroe del que cantan los bardos o hay una oscura verdad en él, desconocida por el mundo hasta ahora? Todas esas preguntas tendrán su respuesta a lo largo de varias horas que Verdian no olvidará jamás».

2 respuestas a “Los habitantes de Veyaön

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s